Las obras de Lorca, Unamuno y Valle-Inclán pasan a dominio público

10 enero, 2017 at 08:01

El 1 de enero es un día a tener bien señalado en el calendario ya que es el denominado “Día del Dominio Público”. Y es que todos los años empezamos con una serie de autores cuyas obras que pasan a dominio público por cumplirse sus derechos de explotación. Trágicamente 1936 fue un año en el cual muchas personas murieron, entre ellas muchos escritores, por el inicio de la Guerra Civil Española.

Las obras de dominio público pueden ser editadas, reproducidas o difundidas públicamente

Actualmente en España los derechos de explotación de una obra está en 70 años después de la muerte del autor (contados desde el 1 de enero del año siguiente a su muerte), aunque hay una excepción que sube esta cifra a 80 años y es para autores fallecidos antes del 7 de diciembre de 1987.

Habría que tener en cuenta que si una obra entra a dominio público no significa que se vaya a leer más… significa que dichas obras pueden ser editadas, reproducidas o difundidas públicamente. También habría que tener en cuenta que aunque las obras de un autor pasen a dominio público no significa que las obras derivadas de ellas también lo hagan. Como por ejemplo las traducciones, las cuales tendrán sus propios derechos y tiempos.

Autores españoles que pasan a dominio público en 2017

Siendo fiel a la cita, la Biblioteca Nacional de España nos facilita el listado de autores en dominio público en 2017. Dicha lista está compuesta de un total de 377 autores, entre los que destacan Federico García Lorca, Miguel de Unamuno, Pedro Muñoz Seca, Ramón Valle Peña, Ramiro de Maeztu y Ramón María del Valle-Inclán, entre otros.

La Biblioteca Digital Hispánica pone a disposición de todas las personas interesadas las obras digitalizadas de los autores fallecidos en 1936 de manera libre y gratuita:

Federico García Lorca

Miguel de Unamuno

Pedro Muñoz Seca

Ramón Valle Peña

Ramiro de Maeztu

El sitio web Actualidad Literatura destaca algunos autores internacionales que también pasan a dominio público en este 2017. Autores como la escritora y poeta Gertrude Stein, el escritor, poeta y ensayista André Bretón, el dramaturgo y novelista alemán Gerhart Hauptman y el novelista e historiador británico H. G. Wells.

Discurso de Federico García Lorca en la inauguración de la biblioteca de su pueblo

Por el alto valor simbólico del discurso que Federico García Lorca realizó en la inauguración de la biblioteca de su pueblo natal (Fuente Vaqueros) allá por el año 1931 y por ser un autor que entra este año en dominio público, nos gustaría rescatar parte del texto que leyó en fecha tan señalada (podéis leerlo entero aquí) y compartirlo con todos vosotros:

[…]

Cuando alguien va al teatro, a un concierto o a una fiesta de cualquier índole que sea, si la fiesta es de su agrado, recuerda inmediatamente y lamenta que las personas que él quiere no se encuentren allí. “Lo que le gustaría esto a mi hermana, a mi padre”, piensa, y no goza ya del espectáculo sino a través de una leve melancolía. Ésta es la melancolía que yo siento, no por la gente de mi casa, que sería pequeño y ruin, sino por todas las criaturas que por falta de medios y por desgracia suya no gozan del supremo bien de la belleza que es vida y es bondad y es serenidad y es pasión.

Por eso no tengo nunca un libro, porque regalo cuantos compro, que son infinitos, y por eso estoy aquí honrado y contento de inaugurar esta biblioteca del pueblo, la primera seguramente en toda la provincia de Granada.

No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio del Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social.

Yo tengo mucha más lástima de un hombre que quiere saber y no puede, que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fácilmente con un pedazo de pan o con unas frutas, pero un hombre que tiene ansia de saber y no tiene medios, sufre una terrible agonía porque son libros, libros, muchos libros los que necesita, ¿y dónde están esos libros?

¡Libros!, ¡libros! He aquí una palabra mágica que equivale a decir: “amor, amor”, y que debían los pueblos pedir como piden pan o como anhelan la lluvia para sus sementeras. Cuando el insigne escritor ruso, Fiódor Dostoyevski, padre de la Revolución rusa mucho más que Lenin, estaba prisionero en la Siberia, alejado del mundo, entre cuatro paredes y cercado por desoladas llanuras de nieve infinita, pedía socorro en carta a su lejana familia, sólo decía: “¡Enviadme libros, libros, muchos libros para que mi alma no muera!”. Tenía frío y no pedía fuego, tenía terrible sed y no pedía agua, pedía libros, es decir horizontes, es decir escaleras para subir a la cumbre del espíritu y del corazón. Porque la agonía física, biológica, natural, de un cuerpo por hambre, sed o frío, dura poco, muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida.

[…]

Imagen superior cortesía de Shutterstock

ComunidadBaratz

Espacio de difusión y comunicación de noticias y temas de actualidad de Baratz y del sector de la Información y la Documentación. Aquí encontrarás información útil relacionada con el mundo de bibliotecas, archivos, gestión documental, archivo electrónico…

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInPinterestYouTube