12 consejos para fomentar la lectura de los peques de la casa

18 Mayo, 2017 at 08:02

En la mayoría de los adultos siempre rondan esas ideas de que hay que fomentar la lectura de los niños, que deben leer para aprender y que es de suma importancia la creación del hábito lector desde pequeños. Y sí, es verdad, es totalmente cierto… esas ideas están cargadas de buenísimas intenciones. Lástima que muchas veces esas “buenísimas intenciones” se queden en la parte teórica y en ocasiones no lleguen a materializarse en la práctica.

La lectura es de suma importancia en la vida y esta debe inculcarse desde la infancia

Y sí, también es verdad que el día a día nos come y no tenemos tiempo para nada. Trabajar, llevarles al colegio, recogerles, comer, actividades extraescolares (baloncesto, inglés, baile, robótica,…) hacer la compra, parque, preparar el baño, la cena, preparar todo para que se duerman pronto y así poder descansar un rato… Ahora bien, ¿hay realmente hueco para fomentar la lectura en casa? La respuesta es que sí, pero hay que poner de nuestra parte organizándonos de otra manera en la cual la lectura tenga su hueco importante en el día a día de los niños (media hora será suficiente para empezar). Parece imposible, y quizás lo sea, pero hagamos todo lo que esté en nuestras manos por el bien de los pequeños.

Y es que crear el hábito lector de los peques también depende de nosotros como parte implicada en la educación de nuestros hijos, sobrinos o nietos. Así que hay que ponernos manos a la obra y sacar un poquito de tiempo para acompañarles en ese magnífico viaje como es la lectura (ya sea en papel o digital). A continuación os proponemos una serie de 12 consejos para fomentar la lectura de los peques y que la vean como algo importante para el aprendizaje y como un divertimento más en sus vidas.

13 iniciativas que llevan los libros, la lectura y las bibliotecas allá donde estén las personas

4 Mayo, 2017 at 08:06

Existen diversidad de formas de llevar los libros y la lectura a las personas, al igual que existen múltiples maneras de llevar las bibliotecas a las calles y hacia donde estén dichas personas. Los bibliobuses y las demás bibliotecas móviles son el alma matter en cuanto a llegar donde esté la gente e ir cargados de información, ilusión y entretenimiento… pero hoy os queríamos hablar de otros proyectos e iniciativas que llevan los libros, la lectura y las bibliotecas allá donde estén las personas.

Iniciativas que buscan estar en el camino de las personas e incentivar la lectura

El objetivo final de la mayoría de ellos es acercar la cultura y la información a la gente en forma de libros y lecturas. Salir a la calle y estar en su camino para incentivar la curiosidad y el gusto lector como medio de diversión y de generación de conocimiento. Y es gracias a ellos por lo que podemos encontrar lecturas en el transporte público, en los taxis, a través iniciativas como el bookcrossing o las minibibliotecas, lecturas por las calles de la ciudad, en peluquerías… y podemos ver como las bibliotecas salen de su edificio en busca de las personas a través de bicicletas, camellos, elefantes, burros, bibliotecas que se van a la playa o al desierto si hace falta (y sí, hace falta), a centros comerciales y a mercados.

En definitiva, proyectos que bien merecen la pena conocer y ser difundidos por el importante trabajo que hacen por las personas, y en muchos casos de manera desinteresada. Así que toda nuestra admiración hacia ellos:

Libros a la calle

Libros a la calle es una iniciativa de la Asociación de Editores de Madrid con la colaboración de la Comunidad de Madrid, el Ayuntamiento de Madrid y CEDRO. A través de ella se busca fomentar la lectura en el transporte público de Madrid  por medio de pequeños fragmentos de texto expuestos en el Metro, en los autobuses de la EMT y en los trenes de Cercanías.

Los peluches se pueden quedar a dormir en la biblioteca por una buena causa

6 Abril, 2017 at 08:07

El mundo de las bibliotecas y el de los peluches gozan de una buena sintonía. Aunque pueda parecer sorprendente, podemos constatar que es así. Es verdad que las bibliotecas tienen relación con casi todas las cosas y temáticas al ser fuentes de información, entretenimiento y conocimiento mundial… pero es que la relación biblioteca-peluche es hasta incluso beneficiosa para incentivar la lectura. Y no es que lo digamos nosotros, es que lo dice el estudio “The stuffed animal sleepover: enhancement of reading and the duration of the effect” (La fiesta del pijama de animales de peluche: mejora de la lectura y la duración del efecto).

Sabías que Winnie de Pooh y sus amigos viven en la Biblioteca Pública de Nueva York

Este estudio viene a sumar otro nuevo hito entre bibliotecas y peluches. Algunos ejemplos los podemos ver en la Biblioteca Pública de Nueva York (la cual es el hogar de Winnie de Pooh y sus amigos), en la Biblioteca Regional de Murcia (donde realizaron hace unos meses un taller de primeros auxilios con peluches), en el #ayudemosatigger de la Biblioteca Nacional de Chile o las técnicas de marketing bibliotecario con peluches que María Benítez compartió en BiblogTecarios.

Volviendo al estudio, comentar que lo que buscaba con él Yoshihiro S. Okazaki (investigador principal) era ver si la fiesta de pijamas de animales de peluches en las bibliotecas incentivaba la lectura de los más pequeños y ver durante cuánto tiempo les duraba el efecto lector (1 día, 3 días y 1 mes fueron los plazos temporales medidos).

Se invitó a que los niños (un total de 42 en etapa de preescolar y con una media de edad de 65 meses. Etapa en la que aún predomina la credulidad y la fantasía) llevasen los peluches que les habían dejado en clase (y tras un periodo de apego emocional entre niño y peluche en el aula) a la biblioteca (cosa que al final no pudieron hacer porque vieron que quedaba lejos la biblioteca del centro docente y se decidió hacer el estudio en una librería)

Serías capaz de leer 110 libros al año si vieses la mitad de tiempo la televisión

21 Marzo, 2017 at 08:06

La cantidad de libros leídos no tiene que ser una meta a conseguir, sino más bien se tendría que tener en cuenta qué te aportan sus lecturas. Aún así somos capaces de decir que nos gustaría leer más libros al año, pero no somos capaces de apagar la televisión y coger un libro. Es verdad que no hay que obsesionarse con la cantidad de libros leídos. Habría que tener en cuenta otras cosas como la calidad de lo que se lee y, por qué no decirlo, la lectura pausada y relajada de un buen libro.

Si no encendieses la televisión… ¿sabes cuántos libros podrías leer al cabo de un año?

No hace mucho comentábamos también la posibilidad real de leer 100 libros al año, pero hoy queremos ver de dónde podemos sacar tiempo para conseguir esa meta. Y es que hemos leído el artículo publicado en Quartz y que dice que el tiempo que pasan los estadounidenses en redes sociales al año les daría para leer 200 libros. Parece una locura la lectura de tal cantidad de libros, sin duda que habría que echar mano de los derechos de los lectores de Daniel Pennac para obsesionarse con tal cifra.

Se pueden sacar momentos de lectura casi en cualquier situación, pero nos gustaría centrarnos en obtener minutos de lectura quitando algo de tiempo al tiempo que pasamos viendo la televisión y el tiempo que estamos por las redes sociales.

Y es que los españoles tenemos una media de 4 horas y 30 minutos de tiempo libre al día (aunque el 44,8% confiesa que tiene menos de 4 horas). Tiempo libre que utilizamos para estar con la familia y amigos, ver la televisión, escuchar música, hacer deporte, leer…

Los españoles están muy satisfechos con el tiempo libre del que disponen para ver la televisión, en el extremo contrario son mayoría los que se lamentan del poco que tienen para asistir a actos culturales.

Hay un 31,1% de españoles que les gustaría tener más tiempo para leer libros, revistas, etc. Y quizás la respuesta sea más fácil de lo que esperan: dejad de ver la televisión y poneos a leer. Pero bueno, bien es cierto que no todo en la vida es lectura… y que la televisión tampoco tiene que ser mala.