Los Archivos como primera plataforma para el conocimiento de la Memoria Histórica

14 mayo, 2014 at 08:23

El pasado 4 y 5 de abril se celebraron en la Escuela Julián Besteiro de Madrid las jornadas «El Papel de los Archivos en la Defensa de los Derechos Humanos y La Memoria Histórica» organizadas por la Fundación 1º de Mayo, la Fundación Francisco Largo Caballero, la Plataforma Comisión de la Verdad y ANABAD.

El Papel de los Archivos en la Defensa de los Derechos Humanos y La Memoria Histórica

La conferencia inaugural la realizó Federico Mayor Zaragoza (Presidente de la Fundación Cultura de Paz) que trazó una defensa de la Declaración Universal de los Derechos Humanos como núcleo del desarrollo fraternal de la humanidad y que definió el papel de los archivos como “pieza angular” para que, en los casos de los Estados que vulneran los derechos humanos, los activistas, juristas, víctimas e historiadores anulen la impunidad de los responsables de la represión.  La imprescindible labor del archivero en el tratamiento documental fue resaltada para estos casos cuyo fin, tras un proceso político y judicial basado en el trinomio Memoria, Verdad y Justicia, es integrarse en el Sistema Nacional de Archivos correspondiente (caso de Brasil) después de ser tratados,  posibilidad seguida por muchos países, en instituciones temporales ad hoc. Un marco jurídico garantista con las víctimas y los ciudadanos de acceso a la información y una sólida ética profesional son, así mismo, dos factores imprescindibles para consolidar los derechos ciudadanos .Se destacó el caso español dónde aún gran parte de los archivos relacionados con la actividad de la dictadura franquista permanecen clasificados por orden del Estado o en fundaciones privadas.

Por otro lado, Tobías Wunschik  (Agencia del Delegado Federal para los Documentos de la Stasi) explicó que Alemania es el único estado que gestiona archivos de dos dictaduras diferentes. Así mismo, expuso que la institución que custodia y trata los documentos de la Stati cuenta con un personal de 1200 profesionales (dos tercios mujeres) cuyo presupuesto asciende a 90 millones de euros anuales y que recibe 70.000 peticiones de revisiones de expedientes anuales.