La evolución de las búsquedas sobre libros electrónicos en Google

11 diciembre, 2017 at 08:01

Es cierto que Google puede ser un buen punto de partida para obtener respuestas sobre cualquier pregunta o tema. Otra cosa es la pertinencia de dicha respuesta y si te soluciona la duda o te acaba confundiendo más. Google se ha convertido en el Oráculo de Delfos para una gran mayoría de internautas, los cuales realizan todo tipo de preguntas en el buscador número uno del mundo. Ahora bien… ¿y si se le preguntase a Google sobre los libros electrónico? ¿Qué nos diría?

Qué piensa Google sobre los libros electrónicos

Eso es lo que han hecho desde Ebook Friendly. Preguntar a Google a lo largo de los años sobre determinadas cuestiones relativas a los libros electrónicos. En concreto fueron cuatro las preguntas realizadas (will e-books, are e-books, can e-books y do e-books) en distintos años (2011, 2013, 2015 y 2017). Lo que buscaban era ver la evolución de las búsquedas gracias a Google Instant, que es una funcionalidad de Google que muestra búsquedas predictivas basadas en las consultas más populares que realizan otros usuarios.

A continuación podréis ver cuáles son las respuestas a lo largo de los años según las distintas preguntas. Como adelanto, comentaros que algunas de las búsquedas más populares tienen que ver con que si los libros electrónicos sustituirán a los libros impresos, también que si son más baratos los ebooks que los libros en papel, si son compatibles con sus dispositivos o cómo hacer dinero creando libros electrónicos.

La exención de IVA en libros traerá beneficios sociales, culturales y económicos

29 noviembre, 2016 at 08:04

El IVA de los libros, y en particular de los electrónicos, es algo que trae de cabeza a más de medio mundo. Algunos países aplican el IVA más alto posible al formato electrónico al ser considerado un “servicio digital”, mientras el libro impreso goza de un IVA reducido o cero. Por poner un ejemplo, España aplica el 21% de IVA a los libros electrónicos, una barbaridad si se compara con el 4% que se aplica a los libros impresos. Sin duda que un despropósito al dificultar el acceso a la cultura y al conocimiento

El IVA de los libros y ebooks frena la economía e impulsa la piratería

Según la Unión Internacional de Editores (IPA), el libro es un producto estratégico que activa la economía del conocimiento y, por lo tanto, debería estar exento de IVA (o tasa cero) tanto en su versión impresa como electrónica. Dice que exención de IVA traerá a medio y largo plazo beneficios sociales, culturales y económicos, además de incentivar e impulsar el consumo de literatura. Destacar el caso de Kenia donde se subió el IVA al 16% en el año 2013 y que provocó un 35% menos de ventas y la proliferación de la piratería de libros.

Por otra parte, la Federación de Editores Europeos (FEP) dice que están habiendo movimientos positivos en la Unión Europea al reconocer que las actuales normas fiscales no tienen en cuenta plenamente la evolución tecnológica y económica (en particular a lo que se refiere a los libros electrónicos). Se quiere garantizar que las publicaciones electrónicas puedan beneficiarse de los mismos tipos reducidos que las publicaciones físicas.

El romanticismo hacia los libros en papel VS. la practicidad de los libros electrónicos

12 septiembre, 2016 at 08:01

No es una guerra entre lo físico y lo electrónico, simplemente son dos formas de leer un mismo contenido. Hay lectores que prefieren leer en digital por su practicidad y hay lectores que prefieren leer en papel por motivos nostálgicos o simplemente por su facilidad de uso. Lo bueno es que ser de un determinado formato no te cierra las puertas para pasarte al otro.

¡Larga vida a los libros! (ya sean en papel o electrónicos)

Hay lectores que son fieles al libro en papel, lectores que se han pasado por completo al libro electrónico y lectores que son de libro en papel y de libro electrónico. Cada lector utiliza uno u otro formato (o ambos) según sus necesidades lectoras. Bien es cierto que cada formato de libro tiene una serie de ventajas y de desventajas según las percepciones de cada lector, así que no hay nada mejor que cada cual elija cómo y en qué formato quiere leer. ¡Larga vida a los libros! (ya sean en papel o electrónicos)

A continuación os contamos 7 hechos que manifiestan el romanticismo hacia los libros en papel y 7 hechos que avalan la practicidad de los libros electrónicos. Romanticismo frente a practicidad. Sin duda que un enfrentamiento en el que salen ganando los lectores.

10 tipos de licencias de préstamo de libros electrónicos en bibliotecas

2 agosto, 2016 at 08:01

El préstamo de libros electrónicos ha abierto un amplio abanico de posibilidades de acuerdos entre editoriales y bibliotecas. El préstamo de libros en papel era bastante más simple: una biblioteca compra un libro y lo puede prestar tantas veces como quiera al ser un bien único en su posesión. Pero la llegada de los contenidos digitales ha hecho que las editoriales tengan que repensar el tipo de licencias que quieren dar a las bibliotecas sobre sus contenidos con la finalidad de proteger su negocio.

Las editoriales y bibliotecas negocian el tipo de licencia del préstamo electrónico

Dosdoce.com y Bookwire han trabajado en colaboración para realizar una guía que sirva tanto a editores como a bibliotecarios para conocer los distintos modelos de licencias de préstamo de libros electrónicos en bibliotecas.

El principal propósito de esta “Guía de Modelos de compras de licencias de ebooks para bibliotecas y editoriales” […] es proporcionar a todos los profesionales del mundo del libro (editores, bibliotecarios, agentes, autores, etc.) una  visión panorámica de las numerosas oportunidades que ofrece el amplio rango de modelos de licencias de ebooks y disipar cualquier duda o idea preconcebida en relación a estos modelos.

Dichas licencias abarcan desde los modelos más abiertos en los cuales pueden estar leyendo un mismo libro electrónico tantas personas como lo quieran, modelos con una circulación ilimitada o sin caducidad a unos modelos más cerrados en los cuales solamente puede haber un lector, modelos en los que el número de préstamos está limitado o que tienen caducidad los contenidos adquiridos (se usen o no).

Lo que está claro es que tanto editoriales (a veces a través de plataformas) como bibliotecas quieren lo mejor para “sus negocios”. Las editoriales no quieren perder con el tema del préstamo de contenidos digitales en las bibliotecas y las bibliotecas quieren que sus usuarios tengan acceso digital a sus colecciones. Sin duda que este tema da, y dará, para apasionantes y largas negociaciones en las cuales aún queda mucho por escribir.