6 movimientos para abrir correctamente un libro nuevo

12 Mayo, 2017 at 08:01

La apertura de un libro nuevo es todo un ritual. Es verdad que cuando se compra un libro en lo que menos se piensa es en cómo se debe abrir y se va directamente a hojearlo o a empezar con su lectura. Esto puede tener graves consecuencias para el libro en cuestión con el paso del tiempo y con el uso que se le dé al mismo, más si es de tapa dura, con un importante número de hojas y tiene ya unos cuantos años.

Instrucciones a tener en cuenta sobre cómo se abre un libro nuevo

Hace unos días llegó hasta nuestras pantallas una interesante publicación en la que aparecía una hoja de papel impresa en la que se daban unas instrucciones sobre cómo se debía abrir un libro nuevo. El título de la misma: «How to Open a New Book».

How to Open a New Book

  1. Coloque el lomo del libro sobre una mesa.
  2. Baje la cubierta delantera.
  3. Luego baje la cubierta trasera.
  4. A continuación, abra algunas hojas de la parte delantera.
  5. Luego unas pocas hojas de la parte trasera, alterne hojas de la parte delantera y trasera.
  6. Presione suavemente hacia abajo cuando llegue al centro.

13 iniciativas que llevan los libros, la lectura y las bibliotecas allá donde estén las personas

4 Mayo, 2017 at 08:06

Existen diversidad de formas de llevar los libros y la lectura a las personas, al igual que existen múltiples maneras de llevar las bibliotecas a las calles y hacia donde estén dichas personas. Los bibliobuses y las demás bibliotecas móviles son el alma matter en cuanto a llegar donde esté la gente e ir cargados de información, ilusión y entretenimiento… pero hoy os queríamos hablar de otros proyectos e iniciativas que llevan los libros, la lectura y las bibliotecas allá donde estén las personas.

Iniciativas que buscan estar en el camino de las personas e incentivar la lectura

El objetivo final de la mayoría de ellos es acercar la cultura y la información a la gente en forma de libros y lecturas. Salir a la calle y estar en su camino para incentivar la curiosidad y el gusto lector como medio de diversión y de generación de conocimiento. Y es gracias a ellos por lo que podemos encontrar lecturas en el transporte público, en los taxis, a través iniciativas como el bookcrossing o las minibibliotecas, lecturas por las calles de la ciudad, en peluquerías… y podemos ver como las bibliotecas salen de su edificio en busca de las personas a través de bicicletas, camellos, elefantes, burros, bibliotecas que se van a la playa o al desierto si hace falta (y sí, hace falta), a centros comerciales y a mercados.

En definitiva, proyectos que bien merecen la pena conocer y ser difundidos por el importante trabajo que hacen por las personas, y en muchos casos de manera desinteresada. Así que toda nuestra admiración hacia ellos:

Libros a la calle

Libros a la calle es una iniciativa de la Asociación de Editores de Madrid con la colaboración de la Comunidad de Madrid, el Ayuntamiento de Madrid y CEDRO. A través de ella se busca fomentar la lectura en el transporte público de Madrid  por medio de pequeños fragmentos de texto expuestos en el Metro, en los autobuses de la EMT y en los trenes de Cercanías.

Bibliotecas personales que quizás ya tengas o que querrás tener en casa

20 Abril, 2017 at 08:00

Una casa sin libros es una casa a la cual le falta ese toque esencial de personalidad de las personas que la habitan. Los libros dicen mucho de dicho hogar y de los gustos lectores las personas que viven en ella, además de cómo son. También son elementos de identidad personal ya que en ocasiones son utilizados para que las personas que visiten la casa identifiquen a sus habitantes con una imagen y una serie de ideales o valores. Y es que un libro, una colección de libros, en ocasiones es mucho más que contenido, es la identidad de las personas.

Una colección de libros es capaz de mostrar la identidad de las personas

Es verdad que puede haber algo de postureo en el tema de mostrar y hacer grandes colecciones de libros en casa. Hay personas que compran libros como elemento de decoración o que quieren que se les asocie con libros que nunca han leído. También hay que tener en cuenta a los libros electrónicos, los cuales no pueden ser mostrados como tal… pero que son igual de válidos en cuando a contenido. Al fin y al cabo un libro es para leerlo o consultarlo, para adquirir conocimiento independientemente del formato en el que esté. Y es que los libros electrónicos dificultan que las colecciones puedan ser utilizadas como elementos de identidad personal a mostrar físicamente, pero también es verdad que dichos libros digitales facilitan otras muchas cosas como son no tener que limpiarles el polvo, no darles 3 metros cuadrados de la casa (traducid dichos metros cuadrados en euros según donde viváis y pensad lo que os costaría tenerlos guardados en una memoria USB de 4 GB o en vuestro ordenador), en caso de mudanza el peso de una colección de libros puede ser un hándicap, con el paso de los años los libros en papel pueden llegar a coger olores

Aún así, y si realmente es así, que viva el postureo y que las casas estén llenas de libros. Como dijo Daniel Pennac, un derecho del lector es el derecho a no leer e incluso a hojearlo simplemente. ¿Y por qué es bueno que haya libros en casa? Más allá de mostrar, o querer mostrar, la identidad de las personas está la alta predisposición de una posible lectura (y todo lo que sea leer está bien… y más con los índices de lectura que tenemos) y, sobre todo, que si hay niños en casa estos puedan crecer en un ambiente en el cual el libro es tan protagonista (o más) como lo son las tecnologías con las cuales están creciendo (tabletas, teléfonos y televisores inteligentes…).

Libros prohibidos y censurados en las bibliotecas de Estados Unidos

18 Abril, 2017 at 08:02

Como cada año la ALA ha hecho pública la lista de los libros más censurados en Estados Unidos. Una lista con 10 títulos de libros retirados, censurados, prohibidos y/o restringidos de las bibliotecas. ¿Motivos? Hablar de temas que pueden resultar polémicos o suscitar controversia según unos pensamientos y cánones sociales preestablecidos e inamovibles.

Las bibliotecas son foros de información e ideas y deben luchar contra la censura

Según la ALA, el 90% de los libros censurados no se reportan y se retiran directamente de las estanterías públicas sin previo aviso o información al respecto. Y, por primera vez en la historia, un libro fue censurado por su autor. La serie de libros “Little Bill” de Bill Cosby fueron retirados debido a las acusaciones sexuales contra el autor.

Lejos de todo esto queda la “Declaración de Derechos de la Biblioteca” que la ALA promueve. Y es que dicha asociación afirma que todas las bibliotecas son foros de información e ideas, y que las siguientes políticas básicas deben guiar sus servicios:

  1. Los libros y otros recursos de la biblioteca deben ser provistos para el interés, la información y la iluminación de todas las personas de la comunidad que la biblioteca sirve. Los materiales no deben ser excluidos debido al origen, antecedentes o puntos de vista de aquellos que contribuyen a su creación.
  2. Las bibliotecas deben proporcionar materiales e información presentando todos los puntos de vista sobre temas actuales e históricos. Los materiales no deben ser proscritos o eliminados debido a la desaprobación partidaria o doctrinal.
  3. Las bibliotecas deben desafiar la censura en el cumplimiento de su responsabilidad de proporcionar información e iluminación.
  4. Las bibliotecas deben cooperar con todas las personas y grupos interesados ​​en resistir la restricción de la libre expresión y el libre acceso a las ideas.
  5. El derecho de una persona a usar una biblioteca no debe ser negado o abreviado debido a su origen, edad, antecedentes o puntos de vista.
  6. Las bibliotecas que hagan espacios de exhibición y salas de reuniones disponibles para el público que sirven deben hacer tales instalaciones disponibles sobre una base equitativa, independientemente de las creencias o afiliaciones de individuos o grupos que solicitan su uso.