Ser socio de las bibliotecas no garantiza que se sea usuario activo de las mismas

21 julio, 2016 at 08:00

Existe un alto porcentaje de la población española que no es usuaria de las bibliotecas. Pueden haber múltiples motivos para no dejarse ver por las mimas, como por ejemplo la falta de tiempo para ir por temas personales o de trabajo, o por la falta de utilidad de lo que ofrecen. Sin duda que este último motivo es el más doloroso.

Ser socio de una biblioteca no convierte a las personas en usuarias activas de las mismas

Hace unos meses un estudio de la Generalitat de Catalunya decía que el 45% de la población catalana mayor de 14 años no había ido a la biblioteca en el último año. Esta cifra sube hasta casi el 75% en la población española mayor de 18 años según los datos del último barómetro del CIS (junio 2016).

Por otro lado están las estadísticas del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte [publicadas en 2016 sobre datos del 2014] y que dicen que hay un total de algo más de 16 millones de socios de bibliotecas públicas en España, lo que supone que un 35% de la población española es socia de alguna biblioteca pública. También están los datos del Instituto Nacional de Estadística [publicadas a finales de 2015 sobre datos del 2014] y que dicen que hay casi 22 millones de socios de bibliotecas, lo que supone que un 47% de la población española es socia de alguna biblioteca.

Comentar que el dato de los socios de las bibliotecas es un dato importante y notorio de la importancia de las mismas en la sociedad, pero que quizás sea igual de importante el dato de los usuarios activos de las bibliotecas… y no siempre se tiene en cuenta. Tener un carné de biblioteca no convierte a las personas en usuarias activas de las mismas. Sí, es un primer paso (y casi primordial), pero no va a hacer a las personas que lo tengan en más activas que otras personas que no tienen el carné. Bien es cierto que para usar la gran mayoría de servicios que ofrecen las bibliotecas el carné es imprescindible, pero hay otros servicios que no necesitan identificación (estudiar, consulta en sala de libros, periódicos…). En definitiva, hay socios de bibliotecas pero que pueden no ser usuarios activos de las bibliotecas y hay NO socios de bibliotecas pero que SÍ pueden ser usuarios activos de bibliotecas.

Los usuarios de las bibliotecas son prescriptores de libros

26 noviembre, 2015 at 08:18

Y no solamente de libros, sino que también de cualquier servicio, actividad o producto de la colección, como pueden ser CDs, DVDs o libros electrónicos. Es decir, los propios usuarios de las bibliotecas son prescriptores de las propias bibliotecas. Estos tienen capacidad de influencia sobre su entorno (amigos, familiares, conocidos, compañeros de trabajo) y sobre un entorno que va más allá gracias a Internet.

Internet ha abierto un amplio abanico de posibilidades para fomentar la difusión de experiencias y opiniones sobre todo tipo de productos y servicios… y las bibliotecas no iban a quedarse al margen. Las opiniones y críticas literarias realizadas en cualquier medio pueden determinar si una persona va a leer un libro o no lo va a leer (o lo va a dejar para más adelante).

Los comentarios y valoraciones de los lectores y usuarios de bibliotecas

Bien es cierto que los booktubers son un fenómeno en cuanto a las críticas literarias, pero no es menos cierto que cualquier persona puede plasmar su opinión en Internet, mejor o peor elaborada, pero crítica / opinión al fin y al cabo.

No son pocas las redes sociales y comunidades online existentes para esos lectores que quieren saber una opinión sobre un libro o que quieren compartir sus pareceres con otras personas. Pero también hay que tener en cuenta que las propias plataformas de las bibliotecas y sus catálogos pueden recoger esas opiniones y valoraciones de los lectores sobre libros de la colección y que de tanta ayuda pueden resultar para las personas que quieren leer un libro o que dudan si leer uno u otro.

Las bibliotecas, y redes de bibliotecas, que cuentan con AbsysNet pueden dar buena cuenta de esto. Estas bibliotecas muestran en la página principal del opac las opiniones de los lectores sobre su colección. AbsysNet crea estas listas de manera automática para mostrar cuales son los libros más comentados y los mejor valorados por los usuarios.

La mejor colección de una biblioteca no son sus libros, sino sus usuarios

16 noviembre, 2015 at 08:13

Las bibliotecas y los bibliotecarios/as trabajan en pro de la libertad, la cultura y la democracia en la sociedad. Son una organización y una profesión que siempre está en constante evolución para adaptarse a las necesidades sociales, económicas, culturales y tecnológicas. Bibliotecarios/as que luchan por acercar el conocimiento a los usuarios para que tengan un mejor futuro, y que también luchan para acercarles la cultura para que tengan un mejor presente. Porque los bibliotecarios/as son creadores de felicidad y las bibliotecas tienen una mejor colección que sus libros, y esa colección son sus usuarios.

Los usuarios son la mejor colección de las bibliotecas

Quizás esta pequeña introducción resume brevemente lo que fueron algunas de las claves de las XVIII Jornadas Bibliotecarias de Andalucía: Innovación, profesión y futuro. Jornadas en las cuales volvimos a estar presentes y que patrocinamos un año más. Y estando en Granada no podía faltar el ilustre poeta Federico García Lorca… y siendo unas jornadas bibliotecarias fue de cita ineludible el discurso que dio el día de la inauguración de la biblioteca de su pueblo allá por 1931:

[…] No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. […]

Destacamos la ponencia inaugural a cargo de Nieves González sobre marketing en bibliotecas. Marketing que no es efectivo sin una estrategia que lo sustente todo, porque al fin y al cabo las estrategias son más importantes que los recursos. Las bibliotecas tienen que ser capaces de atraer a los usuarios con los contenidos que ellos necesitan, tienen que comunicar lo que hacen y ser capaces de hacer nuevas cosas para llegar a esos usuarios, para llegar a sus usuarios… y los medios sociales pueden ser una muy buena herramienta para llegar y hacer que el uso de los servicios aumente.

El grado de interés en España por los archivos es de 2,6 sobre 10

13 octubre, 2015 at 08:13

Así es, sorprende que una institución tan importante como es el ARCHIVO tenga tan poco grado de interés entre la población española… y más cuando son tan necesarios para la sociedad. ¡Un 2,6 es la valoración media del grado de interés por los archivos! (Las bibliotecas tampoco se salvan de la quema con un 2,7)

El grado de interés en España por los archivos es de 2,6 sobre 10

Los datos proporcionados en la Encuesta de hábitos y prácticas culturales en España están dando mucho de sí. Si hace poco os hablábamos sobre lectura y libros, ahora es turno de hablar de los archivos, su valoración y tipología de usuarios que los visitan.

Como resumen, comentaros que los que mejor valoran a los archivos son las personas que tienen enseñanzas universitarias o que están estudiando y que tienen entre 20 y 24 años. Del total de la población un 5,6% visitó archivos en el último año, siendo el principal motivo el ocio y el entretenimiento… sobre todo los que van por este motivo son personas de más de 55 años. Los que más van al archivo por motivos de estudios o profesionales son los jóvenes de entre 15 y 24 años.

Valoración media del grado de interés por los archivos

El grado de interés por los archivos es de 2,6 sobre 10.

Según el género las personas que mayor interés tienen en ir archivos son hombres y mujeres indistintamente (2,6 de media). Según la edad, los jóvenes que tienen entre 20 y 24 años (3,5 de media). Según la situación personal, los solteros en casa de sus padres (3,3 de media). Según el nivel de estudios, los que tienen enseñanzas universitarias (4,2 de media). Según situación laboral, lo estudiantes (3,7 de media). Según el tamaño de municipio, las personas que viven en capitales de provincia (2,9 de media).