Todo lo que se tramita en electrónico, se ha de archivar en electrónico

3 febrero, 2015 at 08:14

Hace un año hicimos un post en el que enfatizábamos la necesidad de que en la administración pública el archivero tenía de estar presente, y quizás más activamente que en el pasado, en la redefinición de su corpus teórico y la adaptación de las técnicas que emplea, acompasando los cambios a la nueva realidad surgida por el avance inexorable de las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación.

Es tal el cambio que supone esa nueva realidad en tanto a la relación de los ciudadanos con la Administración Pública que una ley, en principio tan estable, como la Ley de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común (1992), necesariamente se transforma. El Consejo de Ministros, en comparecencia del 9 de enero de 2015, ha anunciado dos anteproyectos de Ley (en realidad es la misma ley desdoblada) cuyo fin es conseguir “una administración moderna, ágil, eficiente y transparente“. El Gobierno, en su presentación, ha ido tan lejos como para decir: “La administración será íntegramente electrónica, desaparecerá el papel y estará totalmente interconectada” (lo que no dice, es cuándo). A pesar de la indefinición temporal, se ponen las bases para trabajar con seguridad jurídica.

Archivo es gestión.

Esta noticia nos brinda una estupenda ocasión para recordar que todo lo que se tramita en electrónico, se ha de archivar en electrónico. Un archivo electrónico debe tener como objetivo la preservación, conservación y acceso de los expedientes electrónicos surgidos en la tramitación, pero de una forma segura e “interoperable”. Cabría fijar algún punto difuso en la definición de archivo digital o electrónico:

  • El archivo electrónico debe estar en una plataforma independiente de las plataformas de producción.
  • Debe estar basado en estándares y arquitecturas abiertas (OAIS) para asegurar su perdurabilidad.
  • Deben aplicarse políticas de archivo y no de gestión de sistemas informáticos. Si ha de primar alguna especialidad, es la archivística y no la informática la debe pautar las actuaciones; la informática es el medio del que valerse.

La administración electrónica da una nueva oportunidad al archivo

6 febrero, 2014 at 08:02

Adaptarse a la actual realidad tecnológica por pura eficacia o por necesidad sociológica, y cumplir con la legislación vigente, obliga a las administraciones públicas a una implantación rápida y efectiva de procedimientos en electrónico, de cara a un eficaz, pero efímero, servicio a los ciudadanos y empresas que sean parte interesada en el procedimiento. No parece que se estén teniendo muy en cuenta con la misma rapidez cuestiones más de fondo a la hora de organizar, conservar y preservar la documentación que ya surge en ese entorno electrónico.

Parece claro que hay que redefinir los conceptos, técnicas y procesos relacionados con la gestión documental, pero también hay que recordar que es una obligación legal y una necesidad práctica adaptar y reinventar una metodología archivística que debe variar ciertos esquemas y revisar unos cuantos axiomas para que el servicio de archivo de las administraciones sigan teniendo un lugar preponderante en todo lo relativo a la administración electrónica y, como resultado natural, al archivo electrónico.

Se habla mucho de administración electrónica y poco de archivo electrónico. Se desarrollan programas, plataformas, sedes, etc. para la tramitación electrónica de procedimientos, para su acceso, para la interacción con los interesados, todo lo cual no solo es conveniente sino necesario, pero se sigue olvidando un tanto que la documentación producida por una organización, y más si es pública, no desaparece cuando finaliza el trámite administrativo para el que fue creada sino que, como cuando se hace sobre papel, hay que archivarla y gestionar al completo su ciclo de vida.

Adminitración electrónica y el archivo digital

La administración electrónica da la oportunidad al archivo, si no lo había hecho ya antes, de adentrarse en las fases iniciales de la tramitación administrativa, ya que tanto en el registro como en las plataformas de gestión electrónica se incluyen herramientas que siempre ha utilizado el archivero: tipologías documentales, cuadros de clasificación, descripción de unidades documentales, definición de acceso, etc. Pero también cambian ciertos esquemas tradicionales, sobre todo con respecto a:

  • la necesaria definición y gestión de los metadatos que se van generando a lo largo de todo el proceso;
  • la redefinición del ciclo de vida documental (los plazos de transferencia son otros, incluso la misma transferencia como tal podría dejar de tener sentido);
  • el encaje de los nuevos procedimientos en un nuevo calendario de conservación;
  • la fiabilidad y seguridad: firma electrónica, sellado de tiempo, etc.;
  • la preservación, …

Hay que resolver los problemas que están surgiendo de acceso y de conservación a largo plazo, además de asegurar la fiabilidad y autenticidad (a través de la implementación de plataformas de firma electrónica) de los documentos electrónicos. Hay que tener en cuenta la digitalización de documentos en soporte papel y su incorporación al proceso electrónico. Hay que abordar algo que seguirá existiendo durante largo tiempo, la gestión en este nuevo esquema de un expedientes híbrido que puede combinar distintos soportes y entornos de creación.

Cuando la gestión documental y de contenidos se escribe con mayúsculas: ECM

22 octubre, 2013 at 08:27

ECM son las siglas en inglés de Enterprise Content Management, en español, Gestión de Contenido Empresarial.

Las herramientas y estrategias ECM permiten la gestión de información no estructurada dondequiera que esta se encuentre. Los sistemas ECM deben poder manejar los tipos tradicionales de contenido: imágenes, documentos Office, gráficos, planos, así como los nuevos “objetos” electrónicos: páginas y contenidos Web, e-mail, video y otros recursos ricos en información, durante todo el ciclo de vida de ese contenido, con las garantías de integridad, legibilidad y accesibilidad a largo plazo.

ECM - Baratz

Conseguir el éxito en ECM depende del esfuerzo que se invierta en tecnología, formación y planificación. Esta inversión comienza con elección de una buena estrategia.

Desde el punto de vista de Baratz, la estrategia en administración electrónica se dirige a la creación de soluciones para facilitar la gestión de todo tipo de documentos de forma integrada con el negocio de los clientes y en la implantación de las Tecnologías de la Información para llegar a la oficina sin papeles. Las soluciones se diseñan para ofrecer la mejora continua en la gestión de la información, aumentado la efectividad, reduciendo los costes y mejorando el servicio ofrecido.