La lectura en el siglo XXI. Una breve comparación entre lectura digital y la lectura en papel

26 mayo, 2020 at 08:07

Querer hacer una comparación entre la lectura digital y la lectura impresa es ya una batalla añeja. Más cuando se sabe que lo importante de leer es el hecho en sí, la lectura, independientemente del formato en el que se haga. Está claro que al libro en papel aún le queda una larga vida, tanta como quieran las personas lectoras, y que el libro electrónico va ganando terreno, aunque lentamente.

Las ventajas de la lectura digital son los inconvenientes de la impresa, y viceversa

Hay personas que se decantan por la lectura de libros impresos por la capacidad de retención de información que les ofrece el papel, al igual que hay otras personas que prefieren la lectura de libros electrónicos por su versatilidad y comodidad. Luego hay otras personas que les es indistinto leer en digital o en papel en función del libro o del momento. Y también hay personas que no leen en ningún formato. Es decir, existe toda una variedad de personas que se dejan llevar por sus gustos y preferencias lectoras, lo cual es genial

Los internautas leen más libros que las personas que no lo son

22 septiembre, 2016 at 08:01

Que los internautas sean lectores de libros no es ninguna noticia. Quizás sí lo pueda ser que se declaran no lectores de libros solamente el 13% frente al 39,4% de personas encuestadas en el barómetro del CIS del pasado mes de junio (y donde no se tuvo en cuenta de si eran internautas o no). Sin duda que el dato anima a pensar a que los internautas leen más libros que las personas que no lo son o que no tienen porque serlo. De hecho el 87% de los internautas dice haber leído algún libro o cómic en los últimos 12 meses… siendo su promedio lector de 11,6 libros anuales (¡casi uno al mes!).

9 de cada 10 internautas ha leído un libro o un cómic en el último año

La Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación (AIMC) ha presentado un estudio sobre los hábitos de lectura de los internautas, estudio en el cual se incluye tanto la lectura en papel como en digital. En dicho estudio destaca que el eReader sigue siendo el dispositivo preferido para leer libros electrónicos, que casi la mitad de internautas lee libros todos o casi todos los días, que la mayoría prefiere leer en papel y que la principal causa para hacerlo es que la lectura digital no es lo mismo, que el 53% de internautas compra exclusivamente libros en papel y que solamente el 4% compra únicamente libros electrónicos…

De la totalidad de internautas que han leído libros electrónicos el 61,2% dice haberlo hecho en un lector de libros electrónicos (eReader), el 37,7% en una tablet, el 24,9% en un ordenador y el 20,3% en el smartphone. La franja de edad que más utiliza el lector libro electrónico para leer libros digitales es la comprendida entre los 45 y los 54 años. La que menos utiliza el lector de libros electrónicos es la comprendida entre los 14 y los 24 años.

La lectura ilimitada es una moda sana… las bibliotecas saben mucho de esto

9 marzo, 2015 at 08:19

La lectura ilimitada es una moda sana… las bibliotecas la llevan practicando desde hace muchísimo tiempo. Grandes colecciones de títulos puestos a disposición de los usuarios en las bibliotecas y cuya única limitación es la marcada por las políticas de préstamo en cuanto a ejemplares que se puedan llevar los usuarios y el tiempo para su lectura. Todo esto por cero euros (directos) para los usuarios y cuyo gasto reside únicamente en la biblioteca (a través de impuestos de los primeros y subvenciones que pueda recibir). [La pescadilla que se muerde la cola]

Desde hace ya unos años están surgiendo compañías que ofrecen lectura electrónica a sus clientes por suscripción. Compañías que ofertan plataformas como NUBICOKindle Unlimited24symbols o skoobe. Quizás a las bibliotecas les faltó una buena campaña de promoción del servicio de préstamo, para ponerlo en el mismo nivel de las ofertas ilimitadas de grandes compañías de lectura electrónica. También es verdad que quizás les faltó adentrarse antes a este mundillo de «lo electrónico» para crear esas bibliotecas híbridas e incluso ubicuas del futuro,  que combinarán, estamos seguros, lo mejor de los servicios propios de las bibliotecas tradicionales con lo mejor de las posibilidades de préstamo electrónico. Ahora mismo, este camino ya está siendo iniciado con proyectos en marcha como eBiblio o eLiburutegia y, ya lo dice la sabiduría popular, nunca es tarde si la dicha es buena… Ahora solo falta seguir trabajando para mejorar y dar coherencia a los proyectos para que los nuevos servicios sean percibidos como uno más de los que ofrece la biblioteca y no como algo independiente.

Lectura

Siempre es interesante para cualquier organización identificar quién puede llegar a ser su competencia dentro de determinado servicio o producto. En este caso, las bibliotecas tienen que tener en cuenta a las plataformas mencionadas anteriormente como “competencia” en cuanto al préstamo de libros electrónicos… lo cual no quita que en un futuro puedan llegar a convertirse ambas partes en aliadas en pro de la lectura digital. Ahora mismo ya hay algún proyecto en marcha de préstamo electrónico en bibliotecas que incluye los servicios de estas plataformas y estamos seguros de que este tipo de iniciativas pueden ir a más (nosotros mismos estamos trabajando en esta dirección en colaboración con 24Symbols).

Editoriales, librerías y bibliotecas en la senda del libro electrónico

4 noviembre, 2014 at 08:16

El libro electrónico es el punto de unión entre lectores, editoriales, librerías y bibliotecas. Cada uno de estos entes tiene su manera de ver al libro digital de una u otra manera, todas válidas según el objetivo que quieren conseguir de él. Para unos es producto, para otros es contenido y para otros es conocimiento y ocio.

La semana pasada tuvimos la oportunidad de asistir, a través del streaming, al II Congreso del Libro Electrónico. Congreso que en esta edición dio un papel protagonista al sector de las bibliotecas y su labor en cuanto al libro electrónico y al préstamo digital. En él se habló de las distintas plataformas de préstamo de libros electrónicos existentes, como eBiblio o eLiburutegia, y de las múltiples posibilidades que tienen los libros electrónicos en las bibliotecas, como por ejemplo la descarga desde códigos QR puestos a disposición de los usuarios en las mismas estanterías de las bibliotecas o en cualquier otro lugar.

Reading ebooks at the airport