Popular Tags:

12 momentos en los cuales aprovechar para leer

30 agosto, 2016 at 08:05

Siempre hay un buen momento para leer esos libros que te han enganchado o que dejaste por determinadas circunstancias y que quieres volver a retomar. Quizás vivimos en un mundo en el cual las excusas, en cuanto a la lectura, están a la orden del día. Que si no tenemos tiempo para leer, que si leemos pero no leemos libros, que si preferimos ver la película o que si estamos enganchados a las series de televisión. Excusas o decisiones que en muchas ocasiones tienen como principal sacrificada la lectura de libros.

La lectura es clave en el desarrollo educacional, personal y emocional de las personas

El España, 4 de cada 10 personas dicen no haber leído ni un solo libro en los últimos doce meses. Cifra preocupante, aunque bien es cierto que podía haber sido peor. El otro día escribimos sobre el reto de leer 100 libros en un año. Reto en el cual hay que sacar tiempo hasta debajo de las piedras (ya salió la excusa del tiempo), tiempo que es invertido (sin lugar a dudas) en nuestro desarrollo educacional, personal y emocional.

Hoy queremos compartir una muy buena ilustración de Lara Romero (genial ilustradora) en la cual se mencionan los momentos en los que poder sacar algo de tiempo para dedicar a la lectura. Aunque seguro que ya les estás sacando provecho a estos momentos no viene nada mal recordarlos y tenerlos en cuenta, e incluso tratar de ampliar la lista comentando vuestros lugares y momentos favoritos para leer. Estos son los 12 momentos de lectura:

  1. Al despertar. Siempre vamos con la hora muy justa al levantarnos (nos gusta aprovechar hasta el último minuto en la cama), pero si ponemos el despertador un cuarto de hora antes podremos sacar unos valiosos minutos antes de poner un pie en el suelo. Luego está la opción del fin de semana en la cual nos podremos quedar más de quince minutos leyendo nuestros libros.
  2. En el metro. El transporte público es uno de esos momentos en los cuales más se lee al cabo del día, sobre todo si vives en una gran ciudad en la cual los desplazamientos llevan más de 30 minutos.
  3. En las esperas. Mientras esperamos nuestro turno en la sala de espera del médico, en la oficina de Correos, en la Agencia Tributaria, mientras llega el tren, el metro o el autobús… Aunque todo está (relativamente) bien organizado, siempre hay un tiempo que nos toca esperar… así que no hay nada mejor que ir siempre acompañado de nuestros libros.
  4. En la playa. Llegan las vacaciones y en nuestra maleta no pueden faltar un par de libros o nuestro lector de libros electrónicos cargado de lecturas. Tanto la playa como una casita en la montaña son lugares en los cuales desconectar y sumergirse en nuestras lecturas.
  5. En las bibliotecas. La biblioteca es una de las principales proveedoras de lecturas para las personas. Ir a la biblioteca a leer o a sacar en préstamo tus próximas lecturas es una de las opciones que bajo ningún concepto podemos olvidar.

Esto es lo que pasa cada minuto en las principales plataformas de Internet

9 agosto, 2016 at 08:09

Internet forma parte de nuestras vidas. Hacemos uso de él casi sin darnos cuenta, tampoco nos paramos a pensar en cuanta gente lo estará usando. Bien es cierto que parece no tener límites y que hay una serie de plataformas que se llevan casi todo el protagonismo de nuestra vida online.

Plataformas como Facebook, Google, Snapchat, Instagram, Youtube, Amazon, Twitter, Dropbox… son algunas de las que mayor índice de actividad presentan en Internet. ¿Acaso sabías que en Google se traducen en un solo minuto 69.500.000 palabras o que en una hora se comparten 24.000 horas de vídeos nuevos en Youtube?… Sin duda que unas cifras impresionantes y que no hacen más que mostrarnos el poder mundial de estas plataformas y la dependencia (relativa) a las mismas.

Sabes cuántas palabras traduce Google a lo largo del día

Hoy queremos compartir con todos vosotros una nueva entrega de Data Never Sleeps realizado por Domo (aquí podéis ver la versión 1.0, 2.0 y 3.0). En esta nueva versión (4.0) se puede observar el crecimiento en cuanto al número de usuarios de Internet en el mundo, pasando de 2.100 millones en el año 2012 a 3.400 millones en el año 2016. También el crecimiento de los likes de los usuarios de Instagram sobre las publicaciones, el crecimiento de las horas de vídeo visualizado en Netflix y de consultas en Tinder.

Bibliotecas especializadas: información especializada para usuarios especializados

4 agosto, 2016 at 08:06

“Bibliotecas que se concentran en una disciplina o grupo de disciplinas particulares o que ofrecen servicios a usuarios interesados en una determinada profesión, actividad o proyecto.”

La frase anterior podría ser el enunciado de una adivinanza para averiguar de qué tipo de bibliotecas vamos a hablar, pero no… se trata de la definición que hace la IFLA de las Bibliotecas Especializadas, indicando además, que estas bibliotecas “ofrecen servicios de información especializada a usuarios especializados”.

Los 6 puntos básicos que caracterizan a las bibliotecas especializadas

El origen de estas bibliotecas es muy reciente, comienzan a surgir en el siglo XX. Su objetivo es  ofrecer información y servicios a las personas que trabajan en los centros de los que dependen las bibliotecas y a los investigadores para que puedan desarrollar su trabajo.

La biblioteca especializa normalmente forma parte de un organismo de carácter científico, tecnológico, industrial, religioso, político, cultural, etc.  Atendiendo a ello se pueden establecer unas tipologías de bibliotecas especializadas:

  • Bibliotecas de Instituciones religiosas
  • Bibliotecas de la administración
  • Bibliotecas de centros de investigación
  • Bibliotecas de asociaciones y colegios profesionales
  • Bibliotecas de centros sanitarios
  • Bibliotecas de archivos y museos
  • Bibliotecas de empresas y firmas comerciales
  • Otras

Estas bibliotecas se caracterizan:

  1. Ofrecer una tipología documental variada y con un tratamiento muy exhaustivo.
  2. Sus usuarios suelen tener un nivel de formación elevado y buscan una información muy especializada.
  3. Los profesionales que prestan servicio en estas bibliotecas suelen tener una formación específica en el área temática especializada del centro.
  4. Ofrecen un funcionamiento activo y una continua especialización.
  5. De pequeño tamaño, normalmente, en cuanto a la colección, espacio y personal.
  6. Un alto nivel de automatización en sus servicios.

10 tipos de licencias de préstamo de libros electrónicos en bibliotecas

2 agosto, 2016 at 08:01

El préstamo de libros electrónicos ha abierto un amplio abanico de posibilidades de acuerdos entre editoriales y bibliotecas. El préstamo de libros en papel era bastante más simple: una biblioteca compra un libro y lo puede prestar tantas veces como quiera al ser un bien único en su posesión. Pero la llegada de los contenidos digitales ha hecho que las editoriales tengan que repensar el tipo de licencias que quieren dar a las bibliotecas sobre sus contenidos con la finalidad de proteger su negocio.

Las editoriales y bibliotecas negocian el tipo de licencia del préstamo electrónico

Dosdoce.com y Bookwire han trabajado en colaboración para realizar una guía que sirva tanto a editores como a bibliotecarios para conocer los distintos modelos de licencias de préstamo de libros electrónicos en bibliotecas.

El principal propósito de esta “Guía de Modelos de compras de licencias de ebooks para bibliotecas y editoriales” […] es proporcionar a todos los profesionales del mundo del libro (editores, bibliotecarios, agentes, autores, etc.) una  visión panorámica de las numerosas oportunidades que ofrece el amplio rango de modelos de licencias de ebooks y disipar cualquier duda o idea preconcebida en relación a estos modelos.

Dichas licencias abarcan desde los modelos más abiertos en los cuales pueden estar leyendo un mismo libro electrónico tantas personas como lo quieran, modelos con una circulación ilimitada o sin caducidad a unos modelos más cerrados en los cuales solamente puede haber un lector, modelos en los que el número de préstamos está limitado o que tienen caducidad los contenidos adquiridos (se usen o no).

Lo que está claro es que tanto editoriales (a veces a través de plataformas) como bibliotecas quieren lo mejor para “sus negocios”. Las editoriales no quieren perder con el tema del préstamo de contenidos digitales en las bibliotecas y las bibliotecas quieren que sus usuarios tengan acceso digital a sus colecciones. Sin duda que este tema da, y dará, para apasionantes y largas negociaciones en las cuales aún queda mucho por escribir.