El Catálogo de la Red de Bibliotecas Públicas de la Comunidad de Madrid sigue creciendo

21 Junio, 2016 at 08:06

Ha pasado un año desde que se puso en marcha la extensión del Catálogo de la Red de Bibliotecas Públicas de la Comunidad de Madrid a todas las bibliotecas públicas municipales. En este proyecto, en una primera fase, entraron todas las bibliotecas gestionadas por la Comunidad de Madrid (y que ya trabajaban desde hace años de forma conjunta con AbsysNet 2.0) a las que se añadieron las bibliotecas de siete grandes municipios. Pues bien, hace escasas semanas ha finalizado la Fase II de este Catálogo Regional de la Comunidad de Madrid con la incorporación de las bibliotecas municipales de 26 municipios, las cuales procedían de otros SIGB como Libermarc y Sophia.

26 nuevos municipios se suman a la Red de Bibliotecas de la Comunidad de Madrid

A partir del mes de  junio  de 2016 el catálogo regional acogerá las 30 bibliotecas de los 26 municipios que componen la segunda fase de integración en el catálogo regional. Estas bibliotecas se suman a las 35 de los siete municipios integrados en la primera fase del proyecto. Con ello, el carné único  se pone a disposición de 400.641 ciudadanos más, dando acceso no sólo a los libros, vídeos, revistas y música de estos centros, sino también a todos sus servicios y actividades.

Al más del millón de usuarios existentes se suman ahora, con estas nuevas incorporaciones, 142.548 lectores (además de 103.960 registros bibliográficos y 710.638 ejemplares). Socios de bibliotecas que podrán acceder libremente a través del carné único a más de un millón de libros y otros documentos de cualquier biblioteca que forme parte de la Red independientemente del lugar de residencia.

El catálogo colectivo ofrece más de 1,3 millones de  títulos de libros, revistos, artículos, películas, música, etc., incluyendo, junto a las colecciones de lectura, ocio y aprendizaje de las bibliotecas públicas, fondos patrimoniales y los títulos ingresados por depósito legal que pueden consultarse con fines de estudio, formación e investigación; más  de 5,2 millones de ejemplares en el catálogo y casi 1,3 millones de lectores disponen del carné único.

Los municipios que se han incorporado en esta Fase II son: Algete, Alpedrete, Boadilla del MonteCamarma de EsteruelasChapinería, Chinchón, Ciempozuelos, El Álamo, Fuente El Saz del Jarama, Griñón, Guadarrama, La Cabrera, Meco, Mejorada del Campo, Moralzarzal, Paracuellos del Jarama, Rivas-Vaciamadrid, Robledo de Chavela, San Martín de La Vega, San Martín de Valdeiglesias, Soto del Real, Talamanca del Jarama, Torrelaguna, Velilla de San Antonio, Villa del Prado y Villanueva del Pardillo.

La Biblioteca electrónica del Instituto Cervantes busca convertirse en un referente mundial

26 Abril, 2016 at 08:19

Hablar del Instituto Cervantes es hablar de su presencia por todo el mundo… de hecho están presentes en 90 ciudades de 43 países de los 5 continentes. Es un referente para la difusión de la lengua y la cultura española hispanoamericana, como diría Beatriz Herranz (directora de Cultura del Instituto Cervantes) en la presentación de la Biblioteca electrónica que tuvo lugar el pasado 20 de abril en el salón de actos del propio instituto.

El Instituto Cervantes posee la mayor red de bibliotecas españolas en el extranjero con un total de 60 bibliotecas en 40 países en los 5 continentes. Con la Biblioteca electrónica quieren llegar a través de Internet a todos sus socios repartidos por el mundo y darles acceso a sus colecciones digitales (audiolibros, recursos electrónicos y libros electrónicos) y a clubes de lectura virtual sin importar el lugar, el horario o el dispositivo. Sin duda que dicha Biblioteca electrónica es el punto de acceso ideal para la difusión de la cultura hispanoamericana y punto de unión de bibliotecas y usuarios.

La biblioteca electrónica es un conjunto de recursos y servicios en línea del Instituto Cervantes. A través de la biblioteca electrónica se pueden prestar y leer libros electrónicos, escuchar música y audiolibros, consultar recursos electrónicos (bases de datos, diccionarios, enciclopedias, prensa…) y participar en clubes virtuales de lectura. Presentación de la biblioteca electrónica del Instituto.

Los recursos electrónicos de las bibliotecas se pueden catalogar en AbsysNet

Con el lema “Miles de libros y recursos digitales en español, donde quieras, cuando quieras”, la Biblioteca electrónica busca convertirse en un referente mundial en el mundo de las bibliotecas y se posiciona como un recurso importante e imprescindible para toda aquella persona interesada en la cultura y la lengua castellana.

El acceso a la biblioteca electrónica tiene un carácter divulgativo y orientativo y pretende poner a disposición de cualquier persona ligada al Instituto Cervantes los recursos-e con que cuenta su red de bibliotecas. Condiciones de uso.

Los objetivos que la Biblioteca electrónica persiguen son: reunir contenidos y servicios del Instituto Cervantes, ser una herramienta de difusión del conocimiento, reunir contenidos de calidad y facilitar materiales para el aprendizaje del español. También buscan con dicha biblioteca electrónica el  impulso del diálogo, el brindar la posibilidad de hacer comunidad, ser punto de encuentro y de interacción, el apoyo a las industrias culturales fundamentales del país, la eliminación de barreras de distribución y la incorporación de contenidos de distintos países. Y para terminar la promoción de la lectura a través de sus clubes de lectura online y la atención a la bibliodiversidad.

Andalucía apuesta por la versión móvil del catálogo en sus bibliotecas

14 Diciembre, 2015 at 08:19

Recientemente se ha implementado la versión móvil del catálogo (mopac) tanto en la Red de Bibliotecas Públicas de Andalucía como en la Red de Centros de Documentación y Bibliotecas Especializadas de Andalucía.

Hace unas semanas ya hablábamos de la necesidad de las bibliotecas de adaptarse a los nuevos tiempos y dispositivos. En dicho post veníamos a decir que no tenía (ni tiene) sentido un catálogo de una biblioteca que no se adapte a la pantalla de sus usuarios o a los sistemas operativos de sus dispositivos móviles. Las bibliotecas, en su función de facilitadoras, tienen que dar a sus usuarios un rápido acceso y consulta de la colección, además de la posibilidad de que estos tengan las mismas funcionalidades que tienen desde la versión de escritorio (desideratas, ver y renovar sus préstamos, realizar reservar, comentar y valorar títulos…)

Usuario de biblioteca consultando el mopac

Desde el apartado Destacados de la web de la Red de Centros de Documentación y Bibliotecas Especializadas de Andalucía (Red Idea) se hacen eco de dicha implementación [y nosotros nos hacemos eco de ellos]: MOPAC Red de Centros de Documentación y Bibliotecas Especializadas de Andalucía.

Ya se ha implementado el MOPAC, una herramienta nueva, para que los usuarios tanto de la Red de Bibliotecas Públicas de Andalucía como de la Red de Centros de Documentación y Bibliotecas Especializadas puedan consultar el catálogo desde sus dispositivos móviles.

Se trata de una interfaz, expresamente programada y diseñada para dispositivos móviles, de uso sencillo, rápido y ágil. En cuanto a su funcionamiento es similar a la versión “de escritorio” del catálogo y se puede acceder desde el navegador web de cualquier dispositivo iOS o Android.

Esta versión móvil del catálogo pone a disposición de los usuarios la posibilidad de consultar y buscar documentos desde sus dispositivos móviles, identificarse como usuario en “Mi biblioteca”, proponer documentos para su adquisición, además de ver el estado de sus préstamos en tiempo real, realizar reservas o renovar préstamos.

Las bibliotecas tienen que trabajar codo con codo entre ellas y con su comunidad

12 Noviembre, 2015 at 08:14

Las bibliotecas deben colaborar y cooperar de manera conjunta, deben trabajar como un equipo para optimizar su forma de trabajar y conseguir el mayor grado de satisfacción de sus usuarios, y para todo ello hace falta planificación y estrategia. Esa puede ser una de las conclusiones que nos llevamos del VI Encuentro Bibliotecas y Municipio y que llevaba por título REDedfiniendo la biblioteca en la ciudad.

Colaboración entre bibliotecas y comunidad

España tiene más de 4.720 bibliotecas, más de 69 millones de documentos y más de 41 millones de préstamos anuales. Con tales cifras, ¿cómo no trabajar de manera conjunta?… y es que Internet lo pone cada vez más fácil (ya lleva años haciéndolo). El trabajo interno y externo de las bibliotecas no tiene fronteras físicas gracias a él.

Según Jordi Permanyer (Gerente de Servicios de Bibliotecas de la Diputación de Barcelona) no se entiende que una biblioteca trabaje de manera aislada, es por eso que trabajan casi todas en red… aunque hay algunas aún en España que no responden a una estructura en Red. También comentó que el nivel de inversión en bibliotecas es bastante bajo y que el gasto debe centrarse (o priorizarse) en el funcionamiento de estas.

El servicio bibliotecario debe ser único y formar una gran red, para eso hace falta planificación de servicios y tener una estrategia común centrada en una buena oferta de servicios. Las bibliotecas tienen que trabajar codo con codo. El ciudadano debe percibir el uso de las bibliotecas como un único servicio y no como múltiples servicios aislados.

En el futuro tecnológico de las bibliotecas se hace más necesario el trabajo en red y la coordinación es fundamental. El sistema informático bibliotecario es importante para que se trabaje de manera coordinada. Dicha coordinación debe ser encabezada por una biblioteca que lidere el proyecto y las convierta en un único servicio al ciudadano… sin olvidar el desarrollo y refuerzo a las bibliotecas escolares, y la búsqueda de alianzas con otros servicios municipales. En definitiva, el trabajo en Red de las bibliotecas se hace más que necesario para ofrecer la calidad que se merecen los usuarios y la ciudad (sin olvidar la sostenibilidad económica).