Popular Tags:

Cómo convertir a tu biblioteca en una estrella de Instagram

11 septiembre, 2017 at 08:02

Las bibliotecas tienen todo lo necesario para convertirse en bookstagrammers de éxito. Principalmente hay tres cosas que son necesarias: los libros como materia prima, personas con grandes dotes de creatividad y, como no, una cuenta en Instagram. Tres ingredientes básicos y necesarios para hacer llegar y promocionar los libros y la lectura de una manera creativa y visual.

Las bibliotecas tienen todo lo necesario para convertirse en bookstagrammers de éxito

Y sí, es verdad, existe un alto componente de postureo en esto de hacer fotos a los libros de la biblioteca para luego compartirlas, pero no hay que olvidar que si de algo pueden presumir las bibliotecas (entre mil cosas más) es de los libros que tienen.

Isabel Bellido cuenta en Yorokobu algunas buenísimas técnicas a la hora de compartir las imágenes con libros a través de Instagram, como por ejemplo: coger todo lo que veamos a nuestro alrededor e incluirlo en la imagen, colocar ejemplares en lugares insospechados, utilizar las páginas de los libros que ya no sirven como atrezzo, sacar los libros a la calle, ordenar metodológicamente las cosas,…

Son los llamados bookstagrammers los responsables de haber puesto al libro en el centro de sus perfiles de Instagram, y parece haberles salido bien la jugada porque acumulan cientos de miles de seguidores. Junto a los booktubers han conseguido crear una comunidad que, aunque aún no ha echado raíces en España, acumula followers y usuarios de un continente a otro.

Excelentes recomendaciones para compartir las imágenes de los libros por la red social, a las que habría que sumar algunas más… y que nos cuentan en el canal de Youtube “Fiebre Lectora”, como por ejemplo: estar contentos con las fotos que hacemos, estar pendientes de la luz, filtros y la edición de las imágenes, ser activos en las publicaciones, elegir bien la temática de lo que se quiere mostrar, ser constantes, mirar lo que hacen otras cuentas, interactuar con la gente y con otros publicaciones, y (¡muy importante!) el uso de hashtags.

10 motivos por los que utilizar las bibliotecas públicas

7 septiembre, 2017 at 08:06

Cada persona puede llegar a tener su propio motivo por el cual utilizar las bibliotecas públicas. Y es que son muchas y variadas las razones que pueden existir. Muchas de estas personas asocian la biblioteca pública con libros y préstamo de libros. Es verdad que es el servicio estrella de las bibliotecas públicas, pero existen también otros muchos servicios y motivos de peso por los cuales hacer un uso intensivo de ellas.

¡No hay institución más democrática que las bibliotecas públicas!

No hay que olvidar que las bibliotecas públicas ofrecen sus servicios de manera gratuita*, y que tienen su puertas abiertas para todas las personas que las quieran utilizar. ¡No hay institución más democrática que las bibliotecas públicas!… y es que están al alcance de todos los públicos sin importar edad, raza, religión, condición sexual, nivel económico o de conocimientos.

Uno de los motivos por los cuales utilizar las bibliotecas públicas, y que nos gustaría destacar, es que necesitan nuestro apoyo. El recorte de presupuestos y el cierre de bibliotecas es una tónica general en los últimos años. Bien es cierto que en esos mismos años las visitas han crecido muchísimo, al igual que el número de socios. Y es que las bibliotecas públicas siempre son necesarias y de utilidad.

La Biblioteca de la Casa de Velázquez se actualiza a AbsysNet 2.1

5 septiembre, 2017 at 08:02

La Casa de Velázquez es un centro de creación artística y un centro de investigación. Presenta la particularidad, desde su fundación en 1928, de acoger conjuntamente a artistas (a través de la Academia de Francia de Madrid) y a investigadores (en el marco de la Escuela de Altos Estudios Hispánicos e Ibéricos). Esto es lo que constituye su singularidad en el conjunto de las cinco Escuelas Francesas en el Extranjero bajo la tutela del Ministerio de Enseñanza Superior, Investigación e Innovación.

Bibliotheque Casa de Velazquez

Dispone además de una rica biblioteca de investigación especializada en el área cultural hispánica e ibérica. Su fondo está formado por más de 120 000 volúmenes y 1700 colecciones de revistas abarcando las siguientes disciplinas:

  • Historia de España, Portugal y América Latina de la época colonial.
  • Literatura española.
  • Pintura, escultura, cerámica, arquitectura, música, videoinstalaciones.
  • Arqueología de la Península Ibérica, Francia y África del Norte.
  • Ciencias sociales: antropología, etnología, economía y sociología.
  • Geografía.

Además, cuenta con un servicio de publicaciones que edita anualmente unos quince libros y una revista en dos fascículos.

En los últimos meses desde Baratz hemos estado trabajando para la actualización del software de gestión bibliotecaria de la biblioteca de la Casa de Velázquez, así como en la personalización de su opac. Hoy os queremos presentar el resultado.

De la biblioteca clásica a la biblioteca proactiva

30 agosto, 2017 at 08:03

Las bibliotecas han cambiado con el paso de los años. Tanto que si una persona llevase años sin ir a ellas se llevaría una grata sorpresa. Dichos cambios no tienen porqué romper con el pasado, son más bien fruto de la evolución y adaptación a los nuevos tiempos. Una suma y aporte de un nuevo valor y concepto que acerca la información, aprendizaje y conocimiento a las personas desde las bibliotecas.

Las bibliotecas ya no son lo que eran… ¿aún no te has dado cuenta?

Hace ya un par de años que Mikkel Christoffersen (asesor y consultor digital en las bibliotecas de Copenhague) realizó una presentación sobre la biblioteca proactiva, “The proactive library: getting smarter together”. En ella hacía mención a las diferencias entre lo que podemos considerar una biblioteca clásica y una biblioteca proactiva.

Las diferencias son sustanciales entre una y otra. Destaca la evolución de las bibliotecas en un mayor uso de recursos digitales, en centrarse más en los ciudadanos que en las propias colecciones, en hacer que sea la biblioteca la que salga del edificio y no esperar a que vayan las personas a él, en crear usuarios activos y participativos con la biblioteca, y en la gestión de las relaciones desde la propia biblioteca, entre otras cosas.