En EE.UU. se prohíben los libros antes que las armas

27 abril, 2018 at 08:03

Los libros son más poderosos que las armas. Quizás por eso, en algunos países como en EE.UU., se prohíben. Prohibición que trata de silenciar historias, debates y discusiones. Como cada año, la ALA da difusión a los libros más censurados en EE.UU. Porque la censura alcanza su éxito cuando nadie habla de ella.

Moms Demand Action Little Red riding hood

Ahora bien, ¿por qué en EE.UU. se prohíben los libros antes que las armas?… ¡Por la protección de los niños y de las personas!, como bien dice la imagen superior fruto en una campaña contra las armas llevada a cabo por la plataforma Moms Demand Action. Por cierto, dicha campaña hacía referencia a un libro en concreto: Caperucita Roja. ¿Y por qué se prohibió? Por llevar una botella de vino en la cesta para su abuela. Otras prohibiciones que fueron denunciadas en dicha campaña hacían referencia a jugar al balón prisionero (porque podía fomentar al bullying) o los huevos Kinder (porque podían suponer riesgo de asfixia para los más pequeños).

Según datos de la ALA, entre el 82 y el 97% de los libros no se reportan y se retiran directamente de las estanterías públicas sin previo aviso o información al respecto en el año 2017. La Oficina para la Libertad Intelectual de la ALA recibió un total de 354 avisos de retirada de materiales en bibliotecas, escuelas y universidades. Dichos avisos implicaban a un total de 491 materiales, de los cuales 416 eran libros.

Libros prohibidos y censurados en las bibliotecas de Estados Unidos

18 abril, 2017 at 08:06

Como cada año la ALA ha hecho pública la lista de los libros más censurados en Estados Unidos. Una lista con 10 títulos de libros retirados, censurados, prohibidos y/o restringidos de las bibliotecas. ¿Motivos? Hablar de temas que pueden resultar polémicos o suscitar controversia según unos pensamientos y cánones sociales preestablecidos e inamovibles.

Las bibliotecas son foros de información e ideas y deben luchar contra la censura

Según la ALA, el 90% de los libros censurados no se reportan y se retiran directamente de las estanterías públicas sin previo aviso o información al respecto. Y, por primera vez en la historia, un libro fue censurado por su autor. La serie de libros “Little Bill” de Bill Cosby fueron retirados debido a las acusaciones sexuales contra el autor.

Lejos de todo esto queda la “Declaración de Derechos de la Biblioteca” que la ALA promueve. Y es que dicha asociación afirma que todas las bibliotecas son foros de información e ideas, y que las siguientes políticas básicas deben guiar sus servicios:

  1. Los libros y otros recursos de la biblioteca deben ser provistos para el interés, la información y la iluminación de todas las personas de la comunidad que la biblioteca sirve. Los materiales no deben ser excluidos debido al origen, antecedentes o puntos de vista de aquellos que contribuyen a su creación.
  2. Las bibliotecas deben proporcionar materiales e información presentando todos los puntos de vista sobre temas actuales e históricos. Los materiales no deben ser proscritos o eliminados debido a la desaprobación partidaria o doctrinal.
  3. Las bibliotecas deben desafiar la censura en el cumplimiento de su responsabilidad de proporcionar información e iluminación.
  4. Las bibliotecas deben cooperar con todas las personas y grupos interesados ​​en resistir la restricción de la libre expresión y el libre acceso a las ideas.
  5. El derecho de una persona a usar una biblioteca no debe ser negado o abreviado debido a su origen, edad, antecedentes o puntos de vista.
  6. Las bibliotecas que hagan espacios de exhibición y salas de reuniones disponibles para el público que sirven deben hacer tales instalaciones disponibles sobre una base equitativa, independientemente de las creencias o afiliaciones de individuos o grupos que solicitan su uso.

Los 10 libros más censurados en EE.UU. en el 2015

23 junio, 2016 at 08:06

La censura de libros está a la orden del día en escuelas y bibliotecas de Estados Unidos. Como cada año la American Library Association (ALA) hace público su informe anual del estado de las bibliotecas donde recoge la lista de los libros más censurados en el país.

En el 2015 la Oficina para la Libertad Intelectual de la ALA recibió un total de 275 avisos de retirada de libros de bibliotecas públicas (el 45% de las solicitudes de retirada provinieron de ellas), de escuelas (28%), de bibliotecas escolares (19%) y de otros centros (8%).

Casi la mitad de los estadounidenses considera que ningún libro debería estar prohibido

Cabe destacar que entre los adultos estadounidenses encuestados el 28% cree que hay ciertos libros que deberían estar prohibidos en dichos centros (la cifra crece diez puntos con respecto al 2011). Un 24% de los adultos dice que hay ciertos libros que se deberían prohibir, pero que hay otros que se censuran y no debería estarlo. Y, para terminar, hay un 48% de los adultos estadounidenses que considera que ningún libro debería ser prohibido.

Los principales motivos para ejercer dicha retirada fueron la presencia de lenguaje explícito (60%), violencia (48%), brujería o hechicería (44%), referencia a sexo (43%), referencias a drogas o alcohol (37%) y libros que incluyen vampiros (36%).

Los principales iniciadores de estos avisos fueron los propios padres de alumnos o usuarios (40%) y los jefes / directores de los centros (27%).

Los 10 libros más censurados en EE.UU. en el 2014

21 julio, 2015 at 08:14

Hace ya unos meses que la American Library Association (ALA) hizo público su informe anual sobre el estado de las bibliotecas estadounidenses en el año 2015. En dicho informe, y como cada año hacen, se hizo pública la lista de los diez libros más censurados en establecimientos públicos en EE.UU.

Burning book

En el 2014 la Oficina para la Libertad Intelectual de la ALA recibió un total de 311 avisos de retirada de libros de bibliotecas públicas (38%), escuelas (36%), bibliotecas escolares (11%) y otros (15%).

Los principales motivos para ejercer dicha retirada fueron la presencia de sexo explícito (34%), lenguaje ofensivo (23%), inadecuación para grupos de edad señalada (21%) y violencia (14%).

Los principales iniciadores de estos avisos fueron los propios padres de alumnos o usuarios (35%) y los jefes / directores de los centros (23%).