16 viñetas de Tom Gauld sobre libros, lectura y bibliotecas

5 diciembre, 2019 at 08:02

Las viñetas suelen retratar a la perfección la vida política, económica y social de un país, e incluso del mundo. A través de un humor satírico cargado de ironía se tocan en ellas las problemáticas políticas, económicas y culturales de la sociedad actual. Es por eso por lo que números medios de comunicación, tanto digitales como impresos, suelen incorporar entre sus páginas una sección de viñetas de dibujantes e ilustradores destacados por su trabajo, y por ser capaces de realizar un dibujo simple con un mensaje cargado de significado.

Lost Kindle

Uno de los dibujantes más destacados en España era Forges, el cual dejó su impronta en numerosas viñetas sobre Archivos y Bibliotecas. Y dentro del mundo de los dibujantes sobre libros destacar al argentino Liniers, el cual se aleja del tono crítico en sus creaciones para dejar aflorar la importancia de la lectura. Pero hoy nos gustaría hablar de Tom Gauld. Este dibujante e ilustrador escocés afincado en Londres publica regularmente en The Guardian, The New Yorker y en New Scientist. En sus viñetas y libros de historietas no pasa por alto su visión sobre el pasado, presente y futuro de los libros y la lectura. Todo ello desde un punto de vista crítico, agudo, picante y mordaz con el cual trata de hacer una radiografía actual de la sociedad. Como comentan desde el Centre de Cultura Comtemporània de Barcelona, donde participó en 2018 en el festival Primera Persona:

Muchos le llaman «el dibujante de los amantes de los libros», porque la gran mayoría de sus viñetas versan sobre literatura y bibliofilia (o bibliomanía). Gauld tiende a reírse (con mucho cariño) de los coleccionistas de libros, de los críticos, de los escritores consagrados, del canon, del género y de la mentalidad sagrada que envuelve a algunos «clásicos» más bien soporíferos.

Los 7 principios básicos que toda biblioteca cumple en cuanto a la libertad intelectual

3 diciembre, 2019 at 08:06

La libertad intelectual es un derecho fundamental de las personas, al igual que el acceso a la información. En las bibliotecas conviven ambos derechos, los cuales buscan dotar a las personas de contenidos apropiados a sus pensamientos y opiniones. En la actualidad no quedan muchos espacios donde prime la neutralidad informativa y la pluralidad temática concentrada en un lugar de encuentro e integración. Es por eso por lo que la defensa de las bibliotecas debe prevalecer para que la sociedad pueda seguir teniendo voz propia e individual.

La libertad intelectual es un derecho fundamental de las personas

En las bibliotecas tienen cabida todas las personas independientemente de su condición social, cultural o económica. Estos espacios democráticos e inclusivos ofrecen información temática diversa y variada teniendo en cuenta sus múltiples objetivos y a la comunidad de personas a la que sirven. La libertad de expresión la llevan por bandera, al igual que el desafío contra la censura o las restricciones ideológicas. Además, las bibliotecas son espacios neutrales en los cuales prima la privacidad y confidencialidad de sus usuarios.

10 formas en que las bibliotecas públicas impulsan a las ciudades inteligentes

4 noviembre, 2019 at 08:09

Las bibliotecas públicas son capaces de impulsar y potenciar la evolución de las ciudades. La adaptación social y la evolución tecnológica han guiado a las bibliotecas hacia un papel clave en la vida de las personas. No hay que pasar por alto que el crecimiento de una ciudad va ligado, entre otras, a la satisfacción de las necesidades informativas, formativas y de entretenimiento de sus ciudadanos.

Las bibliotecas públicas son capaces de impulsar y potenciar la evolución de las ciudades

Las ciudades inteligentes (Smart cities) buscan potenciar los servicios públicos de calidad en un entorno de innovación, participación y emprendimiento. Las bibliotecas públicas, como uno de los principales servicios públicos de vital necesidad e importancia en las ciudades, están ligadas a ese concepto de mejora y prosperidad social. Y es por eso por lo que existen puntos de unión entre los objetivos de las ciudades inteligentes y los de las bibliotecas públicas (ya inteligentes de por sí).

Ciudades inteligentes, dado su origen natural de las Ciudades Digitales, se basa en el uso intenso de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) en prestación de servicios públicos de alta calidad y calidez, seguridad, productividad, competitividad, innovación, emprendimiento, participación, formación y capacitación.

Las 10 claves para conseguir la ansiada y esperada «marca biblioteca»

29 octubre, 2019 at 08:01

Las bibliotecas son uno de los servicios públicos mejor valorados por la ciudadanía. Sin duda que eso es gracias al trabajo que día a día realizan los profesionales que trabajan en ellas. Pero es una lástima que no todas las personas sepan aprovechar o sacar el máximo potencial de sus bibliotecas. Y es ahí donde radica la importancia de crear una potente marca bibliotecaria que transmita qué son las bibliotecas y para qué pueden ser de utilidad.

La «marca biblioteca» se debe construir desde dentro, desde el núcleo de la biblioteca, y debe expandirse hacia fuera hasta llegar a toda la población, ya sea esta usuaria o no de la biblioteca. Esta debe ser reconocida tanto de manera individual y local como de manera colectiva y global con una serie de valores y funciones. La manida frase «la unión hace la fuerza» cobra todo su significado y sentido cuando las bibliotecas trabajan codo a codo para crear una imagen sólida y coherente en la mente de las personas.